El proyecto de becas escolares asegura la escolarización de cientos de estudiantes en las escuelas públicas o en las dos escuelas de la ONG (la escuela de las Salinas y la de los Zafiros) en el sudoeste de Madagascar.

El proyecto comenzó en 2003, con 200 becas. Actualmente, esta cifra se ha duplicado y son más de 350 niños y niñas que pueden acceder a la educación gracia a estas becas, cuyo propósito es la lucha contra el abandono escolar y les permiten tener las condiciones materiales necesarias para estudiar (material, pago de matrículas…). El equipo de trabajadores sociales de la ONG realiza un seguimiento.

Algunos de estos estudiantes becados también son beneficiarios de los Centros de Educación Nutricional, la Escuela de Deporte o el Centro de Arte y Música de la ONG, de salidas pedagógicas o de campamentos de verano en los Centros de Educación Medioambiental de Mangily.