El proyecto Námana es un programa de hermanamiento entre escuelas europeas y malgaches, en el que participan la escuela de las Salinas, la escuela de los Zafiros y otras escuelas públicas de la región de Tulear, al sudoeste de Madagascar.

Su objetivo es promover intercambios culturales, provocando en los jóvenes un cambio de comportamiento más respetuoso con los demás y más comprometido en el espíritu de paz y solidaridad internacional.

Para conseguir estos objetivos, se pusieron en marcha en las clases de los diferentes países módulos educativos sobre temas como la paz, los derechos de la infancia, el racismo, la cooperación…

A continuación, se organizaron intercambios por videoconferencias o correspondencia (cartas, dibujos, fotos) entre las clases hermanadas para poner en común los módulos abordados.

Así, los estudiantes son conducidos a reflexionar sobre los problemas de su propia sociedad y a debatirlos y comparar sus puntos de vista.

Esto permite a los niños y niñas adquirir nuevos conocimientos sobre contextos que les eran desconocidos, a aprender a usar sus derechos como ciudadanos (libertad de expresión, participación en la vida social y política, etc.), a definir el tipo de sociedad en la que querrían vivir y a aprender a poner en marcha estrategias diferentes de vida común, basadas en el diálogo en vez de en la corrupción y la violencia.