En Agua de Coco creemos en la importancia de contar con personas que, de manera voluntaria, colaboran y participan en las actividades y eventos que realizamos.

Como el caso de Ainoa y Yurena, estudiantes de Infantil y Pedagogía respectivamente en la Universidad de Granada, que vienen participando en el proyecto Namana desde el mes de octubre. Ambas nos han contado su experiencia en Agua de Coco y cómo es su participación en las actividades de este proyecto de sensibilización entre colegios de España y Madagascar.

AdC: ¿Cómo conocisteis Agua de Coco?

Yurena: La conocimos a través de una compañera de clase. Nos pareció muy interesante y nos apuntamos para una primera formación.

AdC: ¿Qué es lo que más os gusta de vuestra participación en Agua de Coco?

Ainoa: La posibilidad de realizar actividades en colegios con niños y niñas.  En mi caso,  estoy aprendiendo mucho por el hecho de tener que ponerme delante de una clase y hacer una actividad y controlarla. Esto me aporta experiencia para mi futura profesión como maestra de Infantil.

AdC: ¿Cómo valorarías vuestra experiencia?

Yurena: La valoro muy bien, pues tengo muchas experiencias en colegios en los que me gustaría incluso trabajar allí al acabar mi carrera.

Ainoa: Mi experiencia está siendo también muy buena. Estoy muy contenta e intento participar en todas las actividades posibles porque me lo paso muy bien y aprendo un montón.

AdC: En vuestra opinión, ¿qué es lo más destacable del Proyecto Namana?

Yurena: Lo que más destacaría es la sensibilización que realizamos con los niños y las niñas. Además, me llamó mucho la atención la de cosas semejantes que podemos encontrar entre dos países como España y Madagascar.  Esto no suele saberse y hay pocas organizaciones que traten el tema así.

Ainoa: ¡Es verdad!  Sensibilizamos de una forma positiva, ya que no queremos generar una actitud de victimismo hacia los niños y las niñas de Madagascar, sino que trabajamos mucho aquellas cosas que los y las niñas de allí y de aquí hacen igual, como ir a la escuela.

AdC: ¿Cómo crees que repercute Namana en los colegios implicados y, por ende, en los/as niños/as?

Ainoa: Creo que en los colegios repercute muy bien, puesto que no es algo que se suela hacer en los colegios y eso hace que el colegio crezca de una manera bastante buena. Y en el caso de los niños y las niñas los valores adquiridos con estas actividades les influirá en el futuro de muy buena manera.

AdC: ¿Cómo responden los niños y las niñas a las actividades?

Yurena: Normalmente se sorprenden y suelen asociar la situación de los niños y niñas de allí con la pobreza, si bien nosotras le intentamos explicar que hay otros factores. Los niños y las niñas se vuelven locos cuando aprenden cosas de otro país como, por ejemplo, que Madagascar es más grande que España. Son cosas que no se les olvida.