fbpx

Desde hace ya tiempo que la ONG Creo Desarrollo y Agua de Coco colaboramos compartiendo los mismos valores, algunas actividades e incluso parte de nuestro voluntariado, que ha participado en las actividades y eventos de ambas.

1401411_755351957871462_7027363128512278215_oTanto es así, que en la pasada Asamblea Extraordinaria del 13 de noviembre de 2016, las socias y los socios de Creo Desarrollo decidieron de forma unánime integrarse en Agua de Coco para poder seguir trabajando en los proyectos que han desarrollado hasta ahora en Paraguay. Y además, sumar esfuerzos para contribuir a la mejora de las condiciones de vida de más de 30 000 personas empobrecidas de Camboya y Madagascar, tal y como venimos haciendo en Agua de Coco desde hace más de 20 años.

Esta integración es de facto desde inicios de 2017, cuando se pone en marcha el proceso de integración: «las socias y los socios  de Creo Desarrollo hemos votado unirnos a Agua de Coco pues es la ONG que más confianza nos da, es nuestra ONG preferida. Hemos decidido unir nuestra experiencia en cooperación desde el 2000 con la de Agua de Coco y continuar nuestro camino solidario como una sola organización. Con esta unión pasamos de la adolescencia a la madurez y andamos con pasos más seguros para seguir mejorando la calidad de vida de miles de personas en Camboya, Madagascar y Paraguay«, afirma Jaime Esteban, coordinador de proyectos de Creo Desarrollo.

¿Qué supone esta unión?

Creo Desarrollo deja de llamarse así y desde el 2 enero de 2017 pasa a llamarse Fundación Agua de Coco. Con esta unión, contamos con más fuerzas y recursos que nos van a ayudar a seguir creando un mundo más justo para miles de personas que viven en países empobrecidos. Y las personas que han acompañado a Creo Desarrollo desde su nacimiento, socias y socios y voluntariado, pasan también a formar parte de Agua de Coco.

Esta integración supone también dar continuidad al trabajo que Creo Desarrollo viene desarrollando desde junio del 2000. Es decir, continuar cooperando con la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y Adolescencia (CDIA) de Paraguay, en concreto con el proyecto “Acciones complementarias de prevención y protección de niños, niñas y adolescentes victimizados por la trata de personas en Paraguay” y la continuación de  la actividad de sensibilización que la Creo ha llevado a cabo en Madrid, la “Milla en pandilla”. Los equipo de Agua de Coco y de Creo Desarrollo estamos entusiasmados con esta unión que dará lugar a muchas oportunidades, ilusiones y nuevos proyectos, porque estamos convencidos de que la unión hace la fuerza, como manifiesta Eva Rodríguez, gerente de Agua de Coco: «Nos hace mucha ilusión, era el camino lógico después de tanto tiempo de colaboración y es una gran aportación a la familia de Agua de Coco. Estamos felices».

¡Seguimos!