Saret, la vida de una niña camboyana:

 

Día de un niño