Agua de Coco ha introducido un proyecto de educación no formal para niños y niñas de primaria y secundaria, con el fin de promover la tolerancia y desarrollar el pensamiento crítico entre el alumnado, de modo que en un futuro, ellos mismos se involucren en el desarrollo de su propia comunidad.

El programa consiste en una serie de talleres de educación “para la vida” en torno a temas como la higiene, el medioambiente, la nutrición, los derechos humanos o la cultura, en el que participan cada curso una media de 1.135 estudiantes. El objetivo es proporcionar a los chicos y chicas conocimientos de carácter general que les serán de utilidad en la vida, así como animarles a implicarse en su comunidad.