El sur de Madagascar es el una de las regiones donde la deforestación y la érosion de los suelos hacen estragos. Para restaurar el equilibrio entre el bosque y las necesidades humanas y sensibilizar la población a preservar y a poner en valor sus recursos naturales, Agua de Coco ha puesto en marcha una zona de reforestación del bosque espinoso del suroeste de Madagascar y una área de repoblación de los manglares en la zona costera de manglar.

Así, 20 hectáreas de bosque espinoso con sus especies endémicas (del cual 3,5 hectáreas está reservado a la plantación de moringa) se están reforestando desde 2006 en Mangily (suroeste de Madagascar). El regadío, el mantenimiento de los terrenos, la producción agroforestal, la utilización de compost y de los productos fitosanitarios naturales elaborados en el lugar, son nuestras principales herramientas de trabajo.

Igualmente, una zona de reforestación y de protección del manglar al sur del pueblo de Tsongoritelo, pretende preservar uno de los últimos manglares existentes en el sur de Madagascar, evitando los efectos de la erosion. El objetivo es regenerar 5 hectáreas de manglar.

El proyecto empezó en 2010 con una concesión de la comunidad rural de Belalanda y hasta ahora cerca de 15 000 árboles han sido plantados.

Además, una exposición de fotos y de los carteles informativos subrayan la importancia de la preservación del manglar y sensibilizan más de 5000 visitantes de la zona cada año, sobre todo a los turistas, los residentes de los alrededores y niños y niñas que participan en las estancias educativas de los Centros de Educación Medioambiental de la ONG Bel Avenir de Mangily.

También, dos cuentos educativos: “Sariaka y el crabe de los mangroves” y “Meva y la brigada verde”, de la colección de cuentos Bel Avenir fueron creados para sensibilizar a los niños sobre el respeto medioambiental.