Desde 2014, la Granja Escuela de Mangily abrió sus puertas para formar a cuarenta jóvenes de entornos desfavorecidos, sobre métodos sostenibles de agricultura y ganadería así como de ecoturismo. Teniendo a disposición un jardín botánico, campos y rebaños, se les forma durante en año sobre el respeto el medio ambiente mientras aprenden a administrar mejor los recursos naturales. Cada estudiante dispone de una parcela para aplicar lo que ha aprendido acerca de su propia cultura, lo que en parte beneficia a su familia.

La formación activa en ecoturismo también se practica sobre una base diaria. Los y las estudiantes siguen las actividades del Hotel Solidaire Mangily para aprender y poner en práctica el concepto de solidaridad y turismo sostenible. También disfrutan un comedor en el que se suministra una parte de la producción que ellos mismos han producido.

Además, esta producción sostenible ofrece productos orgánicos de alta calidad para abastecer los comedores de otros establecimientos de Agua de Coco (Centros de educación ambiental, Escuela de las Salinas, Centros de educación nutricional, etc) y el restaurante del propio Hotel Solidaire Mangily.

Por otra parte, una gran plantación de moringa permite la producción de polvo de moringa, un suplemento dietético rico en vitaminas y calcio distribuidos en comedores sociales de Agua de Coco, un gran aliado para la prevención de la desnutrición de las niñas y niños más desfavorecidos.

Para evitar los riesgos de la prostitución y el embarazo precoz, las niñas en la son acogidas de lunes a viernes en un internado donde aprenden a vivir en comunidad y comparten momentos divertidos a través de talleres de bordado, manualidades, trenzas, cocina, etc.